31/1/07

Pesadilla después de Navidad (acto sexto)

Acto 6: Magenta

Bajo un caserón, en un hoyo,
excavado en tosca piedra,
se oculta el laboratorio
del infame Mazapán.

Y en lo más oscuro,
donde la luz no alcanza,
una olla puesta al fuego
libera un olor a desesperanza.

Escalera arriba escapan
los sollozos y los llantos.
Son los niños en el sótano,
¡Clamo al cielo!¡Son tantos!

Por el techo y por la sala,
cientos de jaulas de hierro.
Por la sala y por el techo,
¡Mazapán anda al acecho!

Ríe cual grajo,
el malvado doctorcillo.
Mientras, sobre la olla,
lloran y lloran los chiquillos.

Lágrimas resbalan hacia abajo,
magenta es su color.
Magenta, y dentro de la olla,
pasan luego al colador.

Luego se junta el magenta
con una masa mugrienta,
y un perfume dulzón
inunda el caserón.

¡Ya está listo el mazapán!,
ríe con desparpajo,
cual viejo grajo,
el doctor Mazapán.

Mas hete aquí que, confiado,
cuenta no se ha dado,
que de una jaula se ha escapado
uno de los apresados.




1 comentario:

japg dijo...

Tremendo!!

Por cierto, me imprimí la última y queda genial en la pared :)