14/12/06

Tierra

El imparable auge del asfalto había empujado a Gaia hasta el último vergel del planeta. Un pequeño estanque de agua dulce permanecía incorrupto, latiendo en mitad de éste. Algunos tocones, jalonados por hongos, miraban como ojos desafiantes al cielo. Gaia se desplomó sobre el viejo cuerpo de Gea, hierba y tierra, mientras algunas hojas danzaban con el viento y caían, alfombrando la tumba del espíritu decadente. Finalmente, Gaia se rindió al sueño y durmió, con el ruido de las excavadoras que se acercaban. Lo último en que pensó, antes de que el dios del sopor invadiese su mente, fue que quizá aún había esperanza para ella.

3 comentarios:

japg dijo...

Qué dibujo más chulo! ¿Es para algún concurso o proyecto?

al dijo...

¡Qué va, Upae!Es que me ha salido la vena medioambiental que todo biólogo (como nosotros) lleva dentro, jeje. Me alegra que te haya molado. Por cierto, ya mismo tenemos aquí a la Curruca.

MJ dijo...

Qué guay, a mí también me encantaa!! Es genial. Alberto es un artista jajaja. Uuuupae!!A ver si quedamos no!!!??? que hace tiempecillo que no os veo. El master coñazo ese, eh? he hablao con mi amigo juanjo, y puteao tambien. Bueno, espero veros pronto, besos